RELOJ DE SOL BÁSICO

RELOJ EQUINOCCIAL

Precisamente en base a esta última formulación, es decir al círculo que aparentemente describe el Sol en su recorrido por la esfera celeste y que se encuentra inscrito en un plano que es perpendicular al eje de rotación terrestre, es en lo que nos basaremos para definir l construcción del reloj solar más simple: El reloj de Sol equinoccial.

Para su realización se han fijado las siguientes normas convencionales:
  • Los rayos solares que llegan a la superficie terrestre se consideran paralelos entre sí.
  • El Sol describe un círculo sobre un plano que se encuentra situado perpendicular al eje de rotación terrestre. El centro del plano de circunvalación solar se sitúa diariamente a diferentes alturas del eje terrestre.
  • La duración del recorrido de circunvalación es de 24 exactas cada día.
  • Diariamente el Sol se encuentra a una misma hora en el mismo plano con respecto al eje polar. Dicho plano, al mediodía, coincide con el meridiano del lugar de observación.
Atendiendo a dichas normas, para el trazado de sombras de un reloj solar ecuatorial nos bastará con dividir un círculo en 24 ángulos de 15º cada uno sobre ambas caras de una superficie o limbo y situar el centro de ésta perpendicularmente a una varilla que irá situada a su vez paralela al eje de rotación de la Tierra.


La señal de las doce horas del mediodía, o su prolongación, deberá hacerse coincidir con la línea vertical que parte de la interesección de la varilla del gnomón con el plano vertical que la sustenta.

La numeración horaria continuará aumentando -de hora en hora y en el mismo sentido que las agujas del reloj- hasta completar la hora 24 o cero horas, que irá situada en la opuesta a la del mediodía.

Sobre esta idea básica de un reloj equinoccial, también llamado ecuatorial, podrán hacerse cuantas variaciones se deseen:
  • alojando el limbo sobre un plano curvo y paralelo al gnomón,
  • definiendo el gnomón por el borde de un plano,
  • haciendo que la varilla parta de la parte superior del reloj... o de la contraria, etc.

    pero siempre respetando la perpendicularidad entre la varilla y el limbo, y situando aquélla paralela al eje de rotación terrestre.



    Si pulsas en Plano de un reloj ecuatorial encontrarás desarrollado uno que podrá servirte de modelo para hacerlo tú mism@ -o imprimirlo directamente- y que resultará como se ofrece en el dibujo situado junto a estas líneas.

    La única dificultad estriba en la altura de colocación de la varilla que, como insistentemente se ha dicho, deberá tener con respecto al plano horizontal de sustentación una inclinación igual a la latitud del lugar. La correcta orientación la efectuarás situando la sombra horaria sobre la marca adecuada.

    El trazado de un reloj simple de estas características, como ya hemos dicho, nos permitirá por el método de trazado geométrico la realización de relojes de Sol verticales, horizontales y demás variaciones sobre éstos que nuestra imaginación, medios y ganas nos permitan.


    Volver a Teoría de construcción