Otos, el pueblo de los relojes de sol

Otos es un pequeño pueblo (530 habitantes) de la Vall d'Albaida, una comarca interior valenciana. Se encuentra a 350 m. de altura sobre el nivel del mar y a unos 30 Km de Gandia. Más o menos a la misma distancia encontramos las ciudades de Xàtiva, Ontinyent y Alcoi. La primera famosa por su historia y sus papas, las otras dos por su industria textil, pionera en el País Valenciano.

El pueblo de Otos se encuentra al pie del Benicadell, una cadena montañosa que alcanza su máxima altura 1100 m. muy cerca del pueblo. Los origenes del pueblo se remontan a época preromana. El Cid lo conquisto antes de asaltar Xàtiva y Jaume I también dejó su huella en el Castillo de Carbonera, antigua fortaleza, hoy derruida, que dominaba el Valle.

Durante siglos la economia otosina se basó exclusivamente en la agricultura, pero desde hace unos años la crisis del sector ha hecho que los jóvenes hayan buscado trabajo en los pueblos industrializados de los alrededores, a pesar de ello su población se mantiene más o menos fija. En su mayoria, los campos de su término municipal se siguen cultivando, siendo sus cultivos principales el olivo, los frutales, los naranjos y algunas hortalizas.

Con el fin de dinamizar la vida cultural y turística de la localidad, el 12 de marzo de 2005 se inauguró el proyecto "Otos, el poble dels rellotges de sol" una muestra colectiva de ocho relojes de sol creados por artistas valencianos de reconocido prestigio nacional e internacional, que vienen a unirse a los siete que ya existían en el pueblo y a los más de 120 que se encuentran censados en la Vall d'Albida.

La obra de Andreu Alfaro, Arcadi Blasco, Elisa Martí, Rafael Armengol, Antoni Miró, Rafael Amorós y Joan Olivares, Manuel Boix y Artur Heras ha quedado expuesta en fachadas y plazas públicas de la localidad.

Algunas de las obras expuestas se muestran en esta misma página aunque recomendamos la visita personal a este tranquilo pueblo, para descubrir éstas y otras obras gnomónicas, y descansar en él, sin apenas ruidos de automóviles ni de fábricas, estableciéndolo como punto de partida desde donde se pueden realizar excursiones a la cercana sierra del Benicadell o a los pueblos del valle.

El principal acceso al pueblo es a través de un enlace con la carretera de l'Olleria a Gandia, via principal de acceso desde Madrid a este enclave de la costa valenciana.

¡Feliz estancia!