RELOJES DEL MUNDO

Volver



REGION DE MURCIA


Estas son algunas muestras del completísimo catálogo de relojes que alberga la Región de Murcia, que han sido captados por la cámara de varios de nuestros colaboradores, muchas de ellas por los propios autores quienes han querido compartirlas con nosotros.


ALEDO

Comenzamos el recorrido en la población de origen medieval de Aledo, donde encontramos este sencillo cuadrante sobre una de las casas cercanas al castillo.


Foto: E.Martínez



ESPINARDO

En el I.E.S. José Planes fue inaugurado en 2010 este reloj de sol en el que la hora, sorprendentemente, es obtenida por la sombra de un gnomon que se encuentra en la parte posterior del punto de lectura.


Foto: Lorenzo López



JUMILLA

En el número 16 de la calle Paz


Imagen: José Arturo Sánchez Canals




JUMILLA

Museo Arqueológico y Etnológico


Imagen: José Arturo Sánchez Canals




MOLINA DE SEGURA

En el I.E.S. Cañadas de las Eras fue inaugurado en 2007 el reloj de sol "El arco de Ífito" diseñado por los profesores Antonio Marco Pérez y Lorenzo López Asensio, que ha tomado como motivo la personificación del viento en la divinidad mitológica de Éolo en la poesía homérica.


Foto: Lorenzo López

Una pequeña historia sobre Ífito y el motivo que representa el reloj:

Ífito, hijo de Éurito, perteneciente al ciclo de Heracles, era famoso por su destreza en el manejo del arco. Heredó el divino arco, regalo de Apolo, al morir su padre. Más tarde, en el encuentro con Odiseo en Mesene, en casa de Orsíloco, Ífito regaló a Odiseo su arco. Ífito había acudido a Mesene en busca de los bueyes o yeguas, que habían sido robados a su padre. Son varias las tradiciones míticas acerca de este motivo y la muerte de Ífito. Una de ellas relata que Ífito acudió a Heracles en busca de ayuda para encontrar los bueyes robados. Heracles lo habría hospedado, pero en uno de sus accesos de cólera mató a Ífito, traicionando así el sentido de la mesa hospitalaria, porque si terrible es la muerte, más horrible es recibirla de quien acoge a otro, confiado en la buena voluntad de su anfitrión.

Odiseo dejó en su palacio de Ítaca el regalo de Ífito al marchar a Troya, y será con este bien pulido arco, un regalo hospitalario, que sólo Odiseo sabía tensar, con el que dará muerte a los pretendientes de su esposa Penélope, quienes en ausencia del rey itacense expoliaron sus bienes comiendo y bebiendo a costa de Odiseo. Penélope se valdrá de esta estratagema, tensar el arco y cruzar la flecha a través de las doce hachas, pelekos (19, 573), para resolver el desenlace en el que se encontraban ella, su esposo, transformado por Atenea en un mendigo, y su hijo Telémaco, quien acompañó al héroe en la recuperación de su hogar.



Este reloj ha obtenido en 2009 el segundo premio del concurso internacional "Le Ombre del Tempo" para autores de relojes de sol, convocado por la Unione Astrofili Bresciani.

¡¡Nuestra enhorabuena!!



Puedes obtener más información en la propia página del IES Cañada de las Eras.


MURCIA

Iniciamos el recorrido de la ciudad de Murcia partiendo del propio Ayuntamiento. Frente a su entrada principal encontramos este completo reloj ecuatorial


Foto: E.Martínez



En la catedral este pequeño reloj testigo, con el que antiguametne se ponía en hora el reloj del campanario.


Foto: Jesús Marín



Una de las características que sorprende de la ciudad de Murcia, es la cantidad de pequeños jardincitos que la salpican en todo el centro. En el Jardín de la Pólvora encontramos dos ejemplares.

En uno de sus extremos este bello conjunto escultórico obra de Lorenzo López Asensio que fue inaugurado en 1994.

Pincha aquí para ver otras creaciones del mismo autor.



Foto: E.Martínez



Cerca del anterior, aunque en lugar poco visible, este otro reloj meridional.


Foto: E.Martínez



Junto al río, en las inmediaciones del río Segura a su paso por la ciudad se encuentra el Museo de la Ciencia y el Agua, donde encontramos varios proyectos didácticos gnomónicos que acompañan al visitante que accede al Museo por la plaza de la Ciencia.

Entre ellos, dos ecuatoriales...



Foto: E.Martínez



... y un analemático, del que aquí se muestra el analema central.


Foto: E.Martínez





R.Murcia 1 | R.Murcia 2