"JOYAS" GNOMÓNICAS DE ANDALUCÍA


RELOJ DE CHURRIANA



En el hoy conocido como Jardín Botánico y Ornitológico "El Retiro" en la Ctra. de Alhaurín, s/n de CHURRIANA (Málaga), en la antigua Hacienda de Santo Tomás del Monte, sobre el solar de una alquería árabe y rodeado de unos 800 especímenes de más de 80 variedades de plantas procedentes de todo el mundo, se encuentra uno de los más bellos y completos ejemplares de relojes de sol del siglo XVII que han llegado hasta nosotros.


En realidad se trata de un conjunto de diversos relojes de sol dispuestos en forma de "atril" y que, según documento fechado en 1722, de su observación se podía obtener hasta un total de 82 horas de distintos paises conocidos en el siglo XVII.

El conjunto está labrado sobre fino mármol blanco de probable origen genovés, y en su día posiblemente fuera regalado por alguna autoridad regia a Fray Alonso de Santo Tomás, titular en su día de la hoy conocida como Hacienda "El Retiro", y del obispado de la ciudad malacitana entre los años 1664 y 1692.


Sobre la piedra figuran grabados, además de los diversos cuadrantes, emblemas cardenalicios, un escudo dominico -sobre el que se encuentra el reloj que marcaría la hora de Málaga- y, en su base, la Cruz de Malta.




Aunque originariamente debió estar situado cerca de la vivienda, tras la adquisición de la heredad por la nobleza en 1699 fue trasladado a diversas partes de la heredad. Actualmente se puede admirar en el jardín-huerto, que forma parte junto con el jardín-patio y el jardín-cortesano del conocido como jardín histórico.

Se encuentra rodeado de ejemplares arbóreos de magnífico porte, lo que dificulta sobremanera la funcionalidad para la que fue creado.

Y a continuación referiremos dos citas literarias aportadas por José Luis Díaz Lafuente que es asímismo el autor de todas las fotos que ilustran la presente página.

La primera viene incluida en el libro Viage de España (Tomo XVIII) de Antonio Ponz (1794) y se refiere al reloj de sol del Retiro (Churriana):
    "En un marmol del jardin hay hechos trescientos cuadrantes, o reloxes de sol, que, segun los diferentes cortes de la piedra, presentan diversa cara a este planeta en toda su carrera desde que nace hasta que se pone"
Una segunda referencia al mismo reloj la podemos encontrar en el libro Fray Alonso de Santo Tomas de Jose Antonio del Cañizo, en el que se lee:
    "....y un curiosisimo reloj de sol, hoy incompleto y deteriorado, que en numerosos cuadrantes grabados en el marmol - trescientos según Ponz y ochenta y dos según el documento de tasación de la finca de 1722 - marcaba las horas, no sabemos si las distintas horas de diferentes ciudades o la hora de Málaga muchas veces repetida en cuadrantes de muy diversas orientaciones, en un alarde de precisión matemática y astronómica de sus constructores. (Un experto en relojes de sol al que hizo venir al Retiro quien esto firma se inclinaba por esta segunda posibilidad).
    Un hermoso, melancólico reloj que ha ido viajando por distintos puntos de la finca, y que duerme ya su sueño de tiempos borrados bajo una pérgola emparrada rodeada por una estatua de Ceres, un kaki, unos nisperos, una adelfa, una palmera Livistona Chinensis y una Monstera deliciosa o costilla de Adan"